¿Sabías que uno de nuestros parientes más cercanos está amenazado de extinción?

Los parientes más cercanos al hombre hace mucho que se extinguieron. A pesar de ello, según estudios genéticos, los chimpancés, bonobos, gorilas y orangutanes serían nuestros familiares vivientes más cercanos. ¿Familiares? Sí, ya que pertenecen a nuestra misma familia, los Hominidae. De ellos, los bonobos son los que presentan mayores semejanzas con los humanos por su comportamiento social y sexual.

 

Bonobo. Fotografía de Tsauquet

Una historia evolutiva ligada a la geografía

Los bonobos (Pan paniscus) se diferenciaron del chimpancé común (Pan troglodytes) hace aproximadamente un millón de años. Con ambos compartimos un ancestro que vivió hace unos 6,5 millones de años. La separación entre el bonobo y el chimpancé está ligada a la formación del río Congo que, entre 1,5 y 2,5 millones de años, creó una barrera que les permitió adquirir características diferentes en un tiempo relativamente corto.

Distribución geográfica del Bonobo (al sur del río Congo) y las subespecies de Chimpancé (al norte del río Congo), en África. Fuente de imagen: Nature

Existen diferencias físicas entre ambas especies, donde destacan el cuerpo esbelto y patas más largas de los bonobos versus la corpulencia de los chimpancés; la cabeza, arcos superciliares y orejas de los bonobos son más pequeñas. Las hembras bonobo son dominantes, hacen alianzas entre ellas y resuelven los conflictos con el sexo, todo lo cual es completamente opuesto a los chimpancés.

Conservación

Los bonobos son una especie en peligro de extinción. Los estimados poblacionales no superan los  20.000 ejemplares Están afectados por la pérdida de hábitat, incremento de la presión demográfica y actividades mineras, así como la caza ilegal para aprovechar su carne. Su baja tasa reproductiva (cada 5 años, con períodos de gestación de 8 meses) y su reproducción tardía (con primeros hijos a los 13-14 años) contribuyen con el riesgo de extinción.

Una población de bonobos vive dentro del parque nacional Salonga. A pesar de estar en un área protegida, su supervivencia allí está amenazada ya que la gente que fue desalojada de este territorio aún participa en su cacería furtiva. Esta actividad ilegal también está diezmando al elefante de bosque y otras especies que allí habitan.

Parque Nacional Salonga, uno de los de mayor extensión en el mundo (33.350 km2), en la República Democrática del Congo, África central. Solamente es accesible por aire o por agua. Fotografía de Cristian Ziegler

¿Sabías que compartimos más del 94% de nuestro ADN con los bonobos?


"Conoce el mundo natural, preserva la diversidad biológica y disfruta los viajes con Teleferika.com”